25 de julio. Día de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora.

¡Hola! Un día como hoy en 1992 mujeres afrodescendientes se reunieron en República Dominicana para visibilizar sus luchas y crear estrategias de resistencia antirracista con perspectiva de género. A raíz de ello se instituyó el 25 de julio como el Día de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora.

Para conmemorar este día les compartimos el libro «Antología de mujeres poetas afrocolombianas, recopilado» por Guiomar Cuesta y Alfredo Ocampo.

En el siguiente link podrán encontrar el libro completo

RettaLibros

http://babel.banrepcultural.org/cdm/ref/collection/p17054coll7/id/15

Anuncio publicitario

Amor propio

|Por Abril Violeta|

¿Cómo conociste al amor propio? ¿lo conoces? ¿cuánto tiempo te dura el efecto? ¿qué método utilizas? ¿cómo lo sostienes ante el sistema patriarcal capitalista neoliberal? ¿qué tal el día? ¿hoy te viste al espejo o en el reflejo y te dijiste me amo? ¿cuántas veces al día lloras y ríes?

Creo que en la actualidad a las morras que nos nombramos feministas nos falta mucho amor propio, muchas estamos en colectivos, somos autónomas, autogestivas, cuidadoras…no dejamos ese rol, buscamos facilitar, apoyar, acompañar…pero muy pocas veces nos detenemos a preguntarnos a nosotras mismas ¿qué quiero yo? ¿qué necesito yo?

Fotografía por Ariadna Kriscila

Cada caso es distinto, sin embargo, un grueso de la población (me atrevo a decirlo sin citar a INEGI o cualquier encuesta pública y/o privada más que la mía del coto con morras e intuición/suposición) de chavas feministas sufrimos este choque constante con lo que hemos aprendido de ¨amor propio¨ gracias al feminismo vs. toda una vida patriarcal de escuchar que ser delgada pero no tanto, lista pero no tan lista, guapa pero no tan guapa, buena onda pero no tanto, etc., etc., límites contradictorios pero siempre bajo la consigna de que eres mujer y debes dar para recibir…además de cuidar, proteger, nutrir porque es el rol y obvio eres débil, sino lo eres porfa aparenta serlo para no afectar a los hombres que ellos requieren rectificar su género a cada momento a través de demostraciones de fuerza (recuerda dar para recibir).

Ojalá hubiera una receta para borrar toda la mierda que nos enseñaron de niñas, adolescentes, y que reafirmaron en la juventud y que ahora en la adultez no repitiéramos de vez en cuando, sobre todo las malas relaciones, el dar tanto demás sin recibir nada, o dar importancia a pendejadas irrelevantes pero que por una razón hegemónica duelen hasta el cora.

Y a pesar de todos los golpes, de sentir que fallamos a la lucha, aquí seguimos leyendo sobre feminismo, topando a las compas, asistiendo a eventos feministas, deculinizando en la pista, y todo lo que podamos en contra del patriarcado, lo cual es excesivamente agotador, creo todas estaremos de acuerdo, sin embargo, conocemos a pocas compas que vivan en equilibrio…¿conoces a alguna?

Fotografía por Ariadna Kriscila

TODAS necesitamos darnos una buena escuchada a una misma, leerte y releerte, atenderte, abrazarte, y no solo darnos esas escapaditas de un rato acostadas, un maratón de serie, un porro, dos caguas, una buena masturbada, una cogida rica, un munchie chingón o cualquier otra cosa que nos de placer fugaz, busquemos más momentos, cosas, espacio y tiempo para nosotras, amigas esta vida es ahora, si salgamos a luchar pero saludables, que estar al cien o más en la lucha no sea una forma de escape por no querer trabajar en nosotras mismas o atender nuestras necesidades.

El amor de nuestra vida somos una misma.

Aquí les dejo un extracto de bell hooks, de la lectura que me ha ayudado a curar el cora en este año de tantos gritos de autoayuda:

¨Tenía veintitantos años cuando por primera vez aprendí a entender el amor “como la voluntad de extender nuestro yo con el propósito de alimentar el crecimiento espiritual propio y el de otra persona.” Todavía tuvieron que pasar años para que rechazara patrones aprendidos de comportamiento que anulaban mi capacidad para dar y recibir amor. Un patrón que hizo que la práctica del amor fuera especialmente difícil fue el elegir continuamente hombres que estaban heridos emocionalmente, que no estaban muy interesados en amar, aunque deseaban ser amados. ¨

¨Claridad: dar palabras al amor¨ publicado en All about Love de bell hooks. 2000, The Women’s Press, Londres, pp. 3-14

Fotografía por Ariadna Kriscila

   

Amarme

Escuchar los latidos,

escucharme,

escuchar los maullidos.

Amar sin seguir lo establecido,

escuchar-me y amarme.

Sentir sin temor,

sentirme,

conocer el roce de mi índice

palpitar por sentir-me

                                                                                             

                                                                                                                                                                 

Pensar la salud emocional como un acto de resistencia

|Por Nayeli Miranda|

La salud emocional y mental no es un asunto que solo compete a lxs psicólogxs y psiquiatras. Es responsabilidad de todo el mundo. Es casi imposible mantenernos estables (con o sin trastornos emocionales o mentales) cuando todo parece diseñado para “enloquecernos” : exigencias, dureza, antipatía, injusticias, crueldad y violencia; o porque cuando mostramos nuestras emociones somos unas “histéricas”.

¿Cómo no vivir con ansiedad cuando conocemos las cifras de feminicidios en México? ¿Cómo no caer en depresión cuando al ver las noticias pareciera que nunca existirá el bienestar? ¿Cómo crear nuestra autonomía cuando no respetan nuestro poder de decisión? ¿Cómo ejercer nuestra libertad cuando al primer acto “exagerado” que exprese nuestras emociones nos mandan medicamento? 

Una gran parte de los desencadenantes de los trastornos emocionales y mentales devienen de ambientes y experiencias hostiles y de violencia. 

Me pregunto… ¿el grado de exigencia en el trabajo que vivimos los milenial no es violencia laboral y no está estrechamente relacionado el incremento en los casos de ansiedad? Nombremos las cosas como son. Es cruel pensar que no hay una relación entre la crisis del capitalismo y el aumento de la violencia heteropatriarcal con el crecimiento de diagnósticos emocionales y mentales.  

La crueldad enferma. La injusticia daña el alma. El narcisismo quiebra y mata. 

Muchas veces siento que vivo en un mundo diseñado para destrozarnos y me parte el corazón. La insensibilidad hacia los trastornos mentales y emocionales me enoja y entristece. Es enormemente injusto. 

Yo sé que en una sociedad donde nos enseñan a no vivir nuestras emociones, empatizar parece que es difícil cuando es un instinto como seres humanxs. La empatía ha sido reprimida para servir al sistema capitalista heteropatriarcal. Nos enseñaron sistemáticamente a reprimir las emociones y aguantar la violencia mientras por dentro nos rompemos como cristales. En esta sociedad pareciera que las emociones son un estorbo, cuando son un sentido básico de comprensión del mundo. Vivir sin emociones nos deshumaniza. 

Suelto la crueldad. Suelto la idea de que la crueldad sea la ley universal. 

Cuidar de nuestra salud emocional es un acto de resistencia y es revolucionario. Debemos buscar una salud emocional y mental que apuesta la libertad y la autonomía de lxs individuxs. Por una salud emocional y mental con sentido comunitario. 

El amor, la compasión, la empatía, la paciencia y la compresión (con límites sanos para con nosotras y lxs demás) sana. Sanan las heridas que vamos cargando desde chiquitas. Y lo merecemos. Así que, tengamos miedo de sanar, porque duele, pero una vez que ocurra,  a pasos todo en nuestro interior irá para mejor. Y a pasitos, también el exterior, 

¿Por qué la salud emocional es un acto de resistencia? Porque al escuchar a nuestro cuerpo y alma, al vivir y expresar nuestras emociones, al ser genuinas, somos más empáticas, empezamos a romper los lazos que nos atan al capitalismo heteropatriarcal y resistimos a su principal objetivo: destruirnos. No nos van a destruir.