Las Cuatro Quimeras

|Por Ruby Constantino|

Andrómaca y el sueño profético

¡Oh, amado esposo!- dijo entre lágrimas- haz de evitar ir a la guerra pues los dioses me han advertido que te enfrentarás a Aquiles. Una batalla de la cual no saldrás victorioso. ¡Vamos! voltea y dime que no iras.

Héctor, dándole la espalda, seguía sin responder. La mujer, desesperada, vociferaba cada vez más alto, pues no se había dado cuenta que seguía soñando mientras Héctor se marchaba hacia su destino.

UNA PESADILLA PARA CENAR

-No, por favor, no otra vez.

Ema deseó que fuese un fantasma. Anheló con todas sus fuerzas que un aterrador payaso estuviera ahí, pero era él. Una vez más.

-¡Sea usted bienvenido a la Fondacilla!, ¿Qué desea ordenar Sr. Bogeyman?

-Tráeme lo de siempre, Paimon.

-Una pesadilla para cenar, a la orden señor.

-Los traumas con papá son lo mejor del menú, ¿no lo crees?

Una Dulce Siesta.

A Nugget le gustaba ver pasar al pequeño Schnauzer que tiene por vecino. Nugget descubrió que el canino se llama Taquito. Nugget y Taquito salen a pasear todas las tardes. ¡Nugget está feliz!

-¡Oye Alicia! creo que deberíamos llevar a Nugget al veterinario. Siempre que duerme mueve la colita de un modo extraño

SOMNOLENCIA MESOZOICA

-¿Cuándo me crecerá el cuello tan largo como el tuyo mamá?

-Si te comes todas tus plantas, ya verás que muy pronto.

-Bosteza- ¿puedo dejarlas para después?, tengo mucho sueño.

-Claro cariño, la comida no se irá a ningún lado.

-¡Mira mamá!, ¿Qué es eso en el cielo?

-Tal vez sea una estrella fugaz, ¿por qué no pides un deseo?

-¡Deseo tener el cuello igual de alto que el de mamá!

Anuncio publicitario

Anne with an «e»- Booktag

|Por Plumas Sororas|

Hola, hoy les traemos una versión del Booktag «Anne with an ‘e'». El booktag consiste en unas preguntas relacionadas con libros y basadas en la serie. Originalmente se encontró el booktag en un blog de una chica italina: https://ilprofumodelleparole.blogspot.com/2018/07/chiamatemi-anna-book-tag.html, del cual tradujeron sus preguntas haciendo algunas modificaciones. Quien desee responder el tag y mandarnos sus respuestas estaría súper bonito. Así conoceriamos a más autoras y personajas.

1.Green Gables: Un libro que te haga sentir en casa.

Nayeli: «Mary Poppins» de P.L. Travers. No tengo el libro el físico, lo leí en PDF pero algún día lo tendré.

Mary Poppins: Travers, Dr P L, Shepard, Mary: Amazon.com.mx: Libros

Tania: «Harry Potter y las reliquias de la muerte de J. K. Rowling.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte | Harry Potter Wiki | Fandom

2. Anne: Un libro con una protagonista soñadora.

Nayeli: Florence Green de «La Libreria» de Penelope Fitzgerald.

Sin descripción disponible.

Tania: «Mujercitas» Louisa May Alcott

MUJERCITAS. ALCOTT, LOUISA MAY. Libro en papel. 9788420452913 Librerías  Oletvm

3. Mariela: Un libro con una personaja que parezca fría pero tiene un gran corazón.

Nayeli: Katniss de «Los Juegos del Hambre» por Suzanne Collins. Aunque actua de manera hostil y desconfiada (mucho debido a sus traumas) es una personaja con mucho corazón.

Sin descripción disponible.

Tania: «Orgullo y prejuicio» de Jane Austen.

Orgullo y prejuicio

4. Mattew: Un libro con una personaja tímida y generosa.

Nayeli: Via de «La lección de August» de R.J. Palacios. Esta personaja fue la cual me llevo a querer leer el libro.

Sin descripción disponible.

Tania: «Los juegos del hambre» de Suzanne Collins

Los juegos del hambre: Suzanne Collins, Molino-RBA: Amazon.com.mx: Libros

5. Diana: Un libro que sea un compañero de alma.

Nayeli: «Otras maneras de usar la boca» o «Milk and Honey» de Rupi Kaur traducido por Elvira Sastre. Simplemente… Lo amo.

Sin descripción disponible.

Tania: «Cristales de tiempo: poemas de Elena Garro».

Cristales de tiempo : poemas inéditos de Elena Garro - Detalle de la obra -  Enciclopedia de la Literatura en México - FLM - CONACULTA

6. Gilbert: Un libro con una personaja que sea inteligente y aventurera.

Nayeli: Hermione de la serie de «Harry Potter» por J.K. Rowling.

Sin descripción disponible.

Tania: «Forastera» de Diana Gabaldon.

FORASTERA - I - Librería Sinopsis

7. Jerry: Un libro que no te convencía pero al final te encantó.

Nayeli: «El cuerpo en que nací» de Guadalupe Nettel. No comprendía cuál era el hilo conductor de la novela hasta que leí el final… fue impresionante. De mis finales favoritos.

Sin descripción disponible.

Tania: «Sangre y oro» de Anne Rice

Sangre Y Oro / Blood & Gold: Las Cronicas Vampiricas / Vampire Chronicles:  Rice, Anne: Amazon.com.mx: Libros

8. Rachel: Un libro con una personaja que sea perfecta para echar el chisme y la platicada juntas.

Nayeli: Aunque la personaja chismosa por excelencia es la señora Bennet de «Orgullo y Prejuicio» de Jane Austen, debo decir que a mí me encantaría platicar con Lizzy. Estuve pensando y no me la pasaría muy bien con la señora Bennet, en cambio Lizzy tiene el toque perfecto de simpatía con el cual me sentiría súper cómoda hablando.

Sin descripción disponible.

Tania: «La Genara» de Rosina Conde.

Libro La Genara Descargar Gratis pdf

9. Fantasía: Un libro lleno de hechos extraordinarios.

Nayeli: «Los recuerdos del porvenir» de Elena Garro. Es un libro fantastico que te hace sentir magia de maner sutil pero poderosa.

Sin descripción disponible.

Tania: «Como agua para chocolate» de Laura Esquivel.

Como agua para chocolate (Edición especial): Laura Esquivel:  Amazon.com.mx: Libros

«Apuntes sobre ‘Lolita’ para quien esté pensando en leer la obra»

|Por Cristina Márquez|

La novela Lolita es una crítica a la pedofilia, a la cultura pop y a una época sumamente materialista de los EEUU.

Pero principalmente, Lolita es la historia de UNA SUPERVIVIENTE, de una niña que en una situación tan limitada y terrible, SOBREVIVE y escapa de un monstruo.

Yo quiero mucho a Lolita.

Lloré un montón con ella, y leyéndola es imposible no pensar en todas las Lolitas reales de la historia humana que a duras penas sobrevivieron (o no) a los Humberts asquerosos de la existencia.

La obra es un reflejo de la cultura de violación y del patriarcado con bisturí. Es mega dolorosa.

Lo importante es NUNCA comprarle el discurso romántico a Humbert.

Lo importante es ver la fuerza de la superviviente, y reconocer cómo se retrata el actuar de esos malditos monstruos, hombres pedófilos implacables.

LOLITA. NABOKOV VLADIMIR. Libro en papel. 9786075276663 Librería ...

Nunca permitan que les vendan el discurso de que es una historia de amor, pues es lo más alejado que puede haber de ello; el mismo Nabokov lo explica en la carta posterior al final de la novela, y lo mencionó en múltiples ocasiones en diversas entrevistas, nombrando a verdaderos monstruos pedófilos como ejemplo, que muchos no se atrevieron a nombrar, como Lewis Carroll, quien inspiró el personaje de Humbert.

El que se tenga una visión y una idealización errónea de la novela Lolita, en parte se debe a que, en su momento, la primera película que salió sobre ella, se encargó de sexualizar y formar una imagen en la cultura pop estadounidense de «Lolita» como un arquetipo independiente, que llegó a estar más allá de lo que retrató Nabokov en su obra, y que se siguió alimentando a través de los años, arraigándose más con la normalización de la hipersexualización de las niñas y/o la cultura de la pedofilia.

No dudo que tal arquetipo haya permanecido de esta manera, y no como crítica a través de la novela, debido a algo muy perverso que permanece y existe, no sólo en la sociedad estadounidense, sino en todo el planeta: no olvidemos que el patriarcado y el capitalismo, son sistemas de opresión universal.

La Rosa

|Por Gisell Martínez|

Nota: el siguiente cuento está basado en la novela «El Principito» de Antoine de Saint-Exupéry

-¿Me lo repites?

-¿Qué cosa?

– ¿Quién eres?

– La Rosa.

Conocía la historia y conocía el personaje frente a mí, pero había sido hace mucho, mucho tiempo. Cuando ayudé a un amigo a encontrar a otro amigo o más bien a un conocido que después también se volvió un amigo. En ese tiempo yo tenía  hasta un calendario para saber que hacer, que comer y cuando jugar, sólo que la curiosidad de que había pasado con el amigo de mi amigo había sido más grande y había terminado buscando al Principito, pero en lugar de El Principito encontré al señor Príncipe, pero luego volvió a hacer El Principito y se suponía que había vuelto con su rosa o lo que quedaba de ella, pero ahora su rosa se presentaba frente a mí  con la forma de una niña peli roja.

-¿Rosa?

-Sí, la Rosa del Principito, ¿podrías ayudarme a buscarlo?

Me preguntaba la niña, ahora, después de todo y nada. Cuando el tiempo pasó y los días se veían borrosos a ese breve momento donde fui piloto y ayudé a El Principito a volver a su planeta se veían más lejanos, casi como un sueño. Al punto de olvidar y hacerme a la idea de que nunca pasó. Pero ahora las memorias volvían una tras otra y se hacían representar en el pequeño cuerpo frente de mí. Mi vecino, mi plan de vida, El Principito, el zorro, los planetas. Hasta ahora sólo los recordaba como personajes de libros que había escrito, pensando en ese entonces que fueron productos de mi imaginación y dándome cuenta hasta ahora que fueron sucesos que en realidad pasaron, plasmados en tinta para no olvidar.

Sólo que sí lo hice.

-El Principito volvió, hace mucho tiempo a su planeta. Tú no estabas…

-Si estaba, sólo que de otra forma.

-De esa forma él no te veía.

-Es normal, no me veía. No quería que me viera.

La miré sin entender y mis cejas se arrugaron.

-Entonces, ¿Por qué preguntas por él?

-Porque ya estoy lista para que me vea.

-Eso es extraño.

-Es algo egoísta, lo sé. A veces así es.

-¿Así es, qué? ¿El Principito?

-No, el amor. Él se fue de la nada dejándome sola y cuando él volvió yo no estaba presente, al menos no en su totalidad.

-Ambos fueron egoístas.

-Es que ninguno sabía amar. Necesitábamos tiempo para aprender amar y nos lastimarnos en el proceso.

-Pero si se lastimaron…

-Eso es lo que nadie nos dijo, que eso era parte del proceso para aprender amar.

         La miré sin saber que decir ni que hacer.

 -No sé dónde está, hace mucho que no lo veo. La verdad, creí que estaría contigo.

Ella me miró, alisó su rosado vestido y se sentó recargada en el árbol de mi jardín.

-Está bien, entonces lo esperare.

La mire sin entender

– ¿Estás segura?

– Sí.

– Pero no sabes cuándo volverá ni si volverá aquí. Ni siquiera sabes si te está buscando o esperando.

– Lo está.

– ¿Cómo lo sabes?

– Porque yo era especial para él por el tiempo que me dedicó y él era mi Príncipe por como lo amé, inexpertamente. Pero constante, sin saber que lo estaba amando al momento en que lo hacía.

Definitivamente ella y El Principito venían del mismo mundo, uno donde el tiempo no pasa y los rencores no existen. Uno donde amas sin saber que lo estás haciendo.

-¿Cómo sabes que El Principito volverá aquí?

-Porque tú tienes a su zorro.

Lo tenía. Guardado junto con los recuerdos de mi infancia en un baúl en mi armario, como el baúl en mi memoria.

-Entonces, ¿esperarás?

-Esperaré.

-¿Cuánto?

-El tiempo que sea necesario.

-¿Cuánto es eso?

-No lo sé, tal vez lo mismo que tarde para llegar aquí o el tiempo que tarde aprendiendo a amar o solo cinco minutos. El tiempo es diferente dependiendo las cosas que queramos.

-¿Te puedo acompañar?

-¿Lo esperarás junto conmigo?

-Claro, también es mi amigo.

-¿Cuánto tiempo crees que tarde?

-Tal vez… El tiempo que tardo en saber que te amaba.

-¿Y eso fue mucho?

-Créeme, eso fue nada.

-Oh… y mientras pasa la nada, ¿me podrías dar agua?

-¿Para beber?

-Para no marchitarme, quiero verme linda cuando llegue él.

-Te verás linda para él, te lo aseguro.

-¿Por qué estas tan segura?

-Porque lo esencial es invisible a los ojos.