25 de julio. Día de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora.

¡Hola! Un día como hoy en 1992 mujeres afrodescendientes se reunieron en República Dominicana para visibilizar sus luchas y crear estrategias de resistencia antirracista con perspectiva de género. A raíz de ello se instituyó el 25 de julio como el Día de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora.

Para conmemorar este día les compartimos el libro «Antología de mujeres poetas afrocolombianas, recopilado» por Guiomar Cuesta y Alfredo Ocampo.

En el siguiente link podrán encontrar el libro completo

RettaLibros

http://babel.banrepcultural.org/cdm/ref/collection/p17054coll7/id/15

Anuncio publicitario

Mi testimonio como acompañante de aborto seguro

|Por Abril Violeta|

A casi dos años de acompañar en Las Borders, he decidido compartir mi experiencia y por qué me volví acompañante. En otoño del 2017 decidí capacitarme para acompañar por que experimente el miedo, el desconocimiento y la confusión de cuando se vive un embarazo no deseado, tuve ciertas asesorías pero ninguna fue tan puntual y de accesibilidad en mi ciudad por lo que tuve que viajar al país vecino. Cuando junto a mi compañera supe que habría una capacitación en Tijuana no lo dudamos y asistimos, creo que no hay una sola semana donde aprenda o visibilice algo nuevo entorno al aborto y los DSYR de las mujeres en Latinoamérica.

Al inicio tenía mucho miedo de que algún acompañamiento se complicaría o que me afectará el realizar acompañamientos, si bien no todos los acompañamientos han sido fáciles, adjudicó más a las cuestiones emocionales, vivir un embarazo no deseado es difícil, te encuentras en una posición muy vulnerable sumando que en casi todos los países de latinoamérica es ilegal, sin embargo, una vez que las mujeres pasan las dos semanas posteriores al aborto o un mes, ellas mismas te cuentan cómo van recuperando su vida, a ellas mismas, cómo ven nuevas oportunidades, me encanta cuando algunas buscan la manera de unirse a colectivas, a aprender a acompañar y sumarse a la lucha, el acompañamiento transforma, creo que lo que más ha permitido vivir el feminismo colectivo, al vivir la interseccionalidad a diario, reconocer mis privilegios y cómo ejercer la empatía y sorodidad desde la visibilidad de las intersecciones que atraviesan a cada mujer…cada mujer si es un mundo, un contexto, una realidad distinta, jamás son iguales, es maravilloso topar esto, si en momentos se vuelve cansado porque es compartir energía, pero se que en algún momento esto será más fructífero y seremos tantas que ninguna se agotará ya…mientras tanto buscar las maneras de sumar, que al final es eso el feminismo y el acompañamiento es un accionar feminista colectivo e individual.