El visitante

|Por Anie García|

Noche a noche despertaba...
y aquella silueta
	oscura y masculina
parada en una esquina
                  	observándome.
De madrugada
yo era más frágil,
         	débil,
         	vulnerable.
En la oscuridad 
yo era endeble,
        	triste
        	y solitaria.
Le mostré mi miedo
         	esperanzada,
         	agobiada.
Sería suficiente
         	para dejarme 
                  	dormir
o morir. 

Lo contrario;
huele el miedo,
    	se alimenta
    	y aferra. 

El llega con la noche;
            	se sumerge
en la oscuridad 
y en mi oscuridad. 

Desde la esquina,
       	observa
se alimenta
       	me consume. 

Cada mañana 
      	despierto
más vacía,
     	vulnerable,
Desierta. 

No espero la noche,
no quiero la oscuridad
    	ni a su visitante.

Tu mano tibia

[AnaKaren León Guzmán]

De tu mano tibia se despliegan mariposas,

en tu mano tibia reposan los recuerdos,

bajo tu mano tibia encuentro ayuda,

con tu mano tibia me recorres entera.

De tu mano fría despliegas mentiras,

bajo tu mano fría se ocultan secretos,

en tu mano fría resbalan mis lágrimas, 

con tu mano fría sostienes mi vida.

8M

|Por Ana Loredo|

Me gusta cuando grito 

Porque estoy presente en el país que habito. 

Cuando nos apoderamos de sus calles y avenidas 

En una procesión de hermandad y rebeldía

Y ante el ímpetu de nuestros pasos juntos 

La tierra tiembla a nuestro camino 

Mujer combativa marchando 

Eres la resistencia 

Con tu presencia huracanada 

Indomable e impetuosa 

En una marcha del dolor y la alegría 

Nos volvemos dueñas del espacio

Me gusta cuando mi voz se une a la de mis compañeras

Y ya no somos muchas 

Nos volvemos una sola 

Trayendo la primavera a México 

Y tiñendo la ciudad de morado 

Antes que las jacarandas florezcan 

Me gusta el grito sororo 

Que abraza en la distancia a nuestras hermanas 

Al decirle “no estás sola”

Y cuando las protegemos al grito de

“fuimos todas”

Por mí pinta, rompe, quema,

Por ellas

(Por Mara, Mariana, Ingrid y Fátima)

Después de todo, ¿de que nos sirven sus paredes, 

Sus monumentos e iglesias?

Sí mañana diez de nosotras seremos asesinadas 

Me gusta cuando gritamos 

Porque estamos vivas en el país que habitamos, 

Haciendo de nuestra presencia un desafío 

A aquellos que nos prefiere ver muertas antes que marchando 

Hueco

|Por Stephan Castro|

I

Tu ausencia se siente 

                                        inmensa

en el espacio entre mis brazos

y en el rosa de mis paredes;

                                         pesada

en ese huequito en mi sillón

y en el de la tina de mi baño;

                                         firme

en mi lista de películas por ver

y las que vimos

(que no fueron 20000),

en las series incompletas

y los canales de YouTube.


Tu ausencia se siente

(y quema)

con cada redoble, cada retumbo

de mi corazón

                          inmenso,

                           pesado,

                          firme.


II

Tu ausencia se siente, sobretodo,

en mi insomnio,

en las flores de mi vestido

y mis calcetas sin par.

Y sí, tu ausencia quema,

                               duele,

                               abruma,

pero la prefiero a la

                                incertidumbre

de              tu             indiferencia.

– @Rabbit.Hearted.Witch