Respirar

|Por Anie García|

 

Cuando la gente pregunte por mi
les diré que
   	he vuelto a respirar.
Un olor suave
y delicado
de sanación y cuidados.
Un cálido aroma
de protección 
y amor,
una esencia curando cada rincón de mi. 

Un día,
abrí las ventanas de mi alma
y dejé que el aire pasara;
       	se impregnó 
el perfume dulce
       	de tu cariño
el fuerte bálsamo 
        	de nuestra armonía 
y la fragancia penetrante 
         	de tu encanto.
Cuando la gente pregunte por mi
les diré que;
   	he respirado un olor.
Y al fin me impregné de él.

El visitante

|Por Anie García|

Noche a noche despertaba...
y aquella silueta
	oscura y masculina
parada en una esquina
                  	observándome.
De madrugada
yo era más frágil,
         	débil,
         	vulnerable.
En la oscuridad 
yo era endeble,
        	triste
        	y solitaria.
Le mostré mi miedo
         	esperanzada,
         	agobiada.
Sería suficiente
         	para dejarme 
                  	dormir
o morir. 

Lo contrario;
huele el miedo,
    	se alimenta
    	y aferra. 

El llega con la noche;
            	se sumerge
en la oscuridad 
y en mi oscuridad. 

Desde la esquina,
       	observa
se alimenta
       	me consume. 

Cada mañana 
      	despierto
más vacía,
     	vulnerable,
Desierta. 

No espero la noche,
no quiero la oscuridad
    	ni a su visitante.

A la humana que se queda

| Por Anie García| 

La humana que se queda

Ha dejado de sentir. 

Quedó inmóvil en ese círculo infinito de soledad

                    Silencio

                    Lagrimas

                    Ahogo

La mitad de la humana que queda

desolada, extraña mi existir. 

Se asfixia al llegar casa, no hay tranquilidad

                         Recuerdos

                         Memorias

                         Llanto

para la humana que se queda

preocupado, tengo que decir 

que su otra parte, siempre estará ahí 

                          Amando

                          Lamiéndole

                          admirando

Para mi humana que ha quedado 

disculpen, debo insistir

que no extrañe, no llore, siempre estaré aquí

                           Agradecido

                           Afortunado 

                           Esperándola.


Ilustración por Patsy Quiroz