El visitante

|Por Anie García|

Noche a noche despertaba...
y aquella silueta
	oscura y masculina
parada en una esquina
                  	observándome.
De madrugada
yo era más frágil,
         	débil,
         	vulnerable.
En la oscuridad 
yo era endeble,
        	triste
        	y solitaria.
Le mostré mi miedo
         	esperanzada,
         	agobiada.
Sería suficiente
         	para dejarme 
                  	dormir
o morir. 

Lo contrario;
huele el miedo,
    	se alimenta
    	y aferra. 

El llega con la noche;
            	se sumerge
en la oscuridad 
y en mi oscuridad. 

Desde la esquina,
       	observa
se alimenta
       	me consume. 

Cada mañana 
      	despierto
más vacía,
     	vulnerable,
Desierta. 

No espero la noche,
no quiero la oscuridad
    	ni a su visitante.

RENACER

|Por Norma Myriam Hernández Rosas|

Desierto con espinas

recorro sólo por ser mujer

Ríos de sangre  corren 

Por mis pies

Flor de asfalto

Transgrediendo 

Irrumpiendo 

Renaciendo una y otra vez

Feminista 

Poeta 

Gritando en las calles

Todo el dolor que se siente callar

Sumisa

El olor a muerte

Estelas de arcoíris cuando

Vamos gritando se nos ve destilar

Somos mujeres 

Diosas

Brujas

Renaciendo una y mil veces mas

Estado de México

Hueco

|Por Stephan Castro|

I

Tu ausencia se siente 

                                        inmensa

en el espacio entre mis brazos

y en el rosa de mis paredes;

                                         pesada

en ese huequito en mi sillón

y en el de la tina de mi baño;

                                         firme

en mi lista de películas por ver

y las que vimos

(que no fueron 20000),

en las series incompletas

y los canales de YouTube.


Tu ausencia se siente

(y quema)

con cada redoble, cada retumbo

de mi corazón

                          inmenso,

                           pesado,

                          firme.


II

Tu ausencia se siente, sobretodo,

en mi insomnio,

en las flores de mi vestido

y mis calcetas sin par.

Y sí, tu ausencia quema,

                               duele,

                               abruma,

pero la prefiero a la

                                incertidumbre

de              tu             indiferencia.

– @Rabbit.Hearted.Witch

Sangre ancestral

|Por Andrea Monserrath|

Por mis venas corre la sangre de Lilith, exiliada del paraíso. 

La sangre de la bruja quemada por ser mujer sabia. 

La sangre de la sufragista que no llegó a ejercer el voto que pedía. 

La sangre de la sufragista que no llegó a ejercer el voto que pedía. 

La sangre de las adolescentes, bebés, niñas y ancianas asesinadas por la misoginia y el patriarcado. Enterradas bajo impunidad. 

La sangre de la mujer indígena violada y forzada a parir un, dos, tres, cuatro hijos. La sangre de la artista censurada y reducida a musa. 

Y mientras siga corriendo por mis venas voy a resistir. Vivir, gritar, luchar y exigir justicia por ellas. Para todas. 

Vamos a hacer revolución. 

Y si no, vamos a quemarlo todo.